¡Otro tequila, amigo!

tragos-con-mezcal

 

“Voy a matarme bebiendo” Es lo que había decidido John Sinclair en aquella taberna de Tijuana, pero algo no salió como esperaba ya que al apurar una última botella de mezcal, ésta se rompió en pedazos y el gusano crecía y crecía sin parar.

Ya se había fagocitado medio cuerpo del gringo, cuando el tabernero comentó, sin apenas inmutarse:

— ¡Cuate, esta vez se le comió el gusano a usted!

Anuncios